Para obtener la eficacia energética de un sistema fotovoltaico es necesario estar pendiente de múltiples aspectos que optimicen la instalación. Más allá de los apectos técnicos propios del mantenimiento, es importante ajustar las placas solares a la época del año en que estemos. Además, también depende de la estación del año en la que preveamos que va a haber mayor necesidad o consumo, ya que puede interesarnos una producción óptima para una época del año mientras que, en otra estación, puede importarnos menos la eficiencia energética que podamos lograr u obtener.

Esto se debe a la importancia que tiene la inclinación paneles solares. Debido al movimiento de traslación del planeta, la incidencia de los rayos no es siempre la misma y por ello es más que importante el ajuste de las placas. En ocasiones, encontrar la inclinación adecuada no es una tarea fácil porque la luz solar en La Tierra no suele ser constante. Lo más habitual para solucionar este problema, es la aplicación de la regla que dice que el ángulo de inclinación es igual a la latitud del lugar en que se encuentra el sistema. Esto asegura, en teoría, un rendimiento aceptable en promedio durante el año. Sin embargo, se recomienda variar la inclinación paneles solares para su optimización.

Por un lado, en invierno hay que aumentar la inclinación entre 10 y 15 grados respecto a lo calculado con la latitud para que los paneles queden en una posición cercana a su verticalidad total. Es en esta época del año cuando el sol está más bajo y, por tanto, su radiación tiene una incidencia más horizontal.

Por otro lado, en verano se debe reducir la inclinación, también, entre 10 y 15 grados para obtener el resultado contrario: placas con inclinación cercana a su horizontalidad total. Esta inclinación paneles solares en verano se debe a que el sol está en alto y, por eso, la radiación es la mayor parte del día vertical.

Para solucionar todos estos problemas relacionados con la inclinación, existen mecanismos automáticos capaces de aplicar la inclinación ideal para cada día del año. Además estos sistemas de inclinación automática son capaces de seguir a lo largo del día la trayectoria del sol.